Cuando nuestros alumnos llegan a la escuela por primera vez, ponen los ojos en blanco. Suponen que deben haber entrado en el lugar equivocado. Es imposible que una escuela se albergue en este paraíso, inmerso en un jardín con árboles de todo tipo: naranjos, mandarinas, pomelos, nísperos y palmeras; con plantas y flores de todos los colores y un embriagador aroma a glicinas… Esto no puede ser una escuela, ¡es un rincón del paraíso!

Pero sí, cada día trabajamos en este rincón del paraíso: un verdadero oasis de paz y belleza, en el corazón de Taormina, entre el Teatro Griego y la calle principal, Corso Umberto, inmerso en el Parque Arqueológico de Taormina, flotando en la historia: ¡el lugar ideal para asistir a un curso de italiano en Italia!

Este paraíso se llama «Casa Silva» y es la prestigiosa sede de nuestra escuela de italiano y sus cursos de italiano. En su frondoso jardín nuestros alumnos pueden estudiar, relajarse y reunirse con los amigos de la escuela o, si necesitan trabajar, aprovechar el internet-c@fé y el Wi-Fi gratuito.

Muchos alumnos que han estudiado en varias escuelas de italiano han calificado a BABILONIA como la escuela de italiano más bonita de Italia y nosotros… ¡estamos muy orgullosos de ello!

Lo que nuestros alumnos dicen de nosotros
Casa Silva hoy

Construida en el siglo XIX en el parque que, en su momento, incluía también el actual Jardín Público, la histórica villa que en su día perteneció a Lady Florence Trevelyan -esposa del prof. Salvatore Cacciola, el verdadero propietario de la Casa Silva – la noble inglesa que hizo la fortuna de Taormina atrayendo, con su presencia, a la noble aristocracia europea en la ciudad.

La historia de Lady Florence Trevelyan es un relato histórico interesante y convincente: una verdadera historia de amor al estilo británico.

Tras la muerte de su madre en noviembre de 1877, Florence llegó finalmente a Sicilia, la última parada tras dos años de viaje por Europa, con su prima Harriet Perceval. Antes de abandonar Inglaterra, Florence vivió en el castillo de Balmoral, y estuvo cerca de la reina Victoria, tras la prematura muerte de su marido, el príncipe Alberto. Allí vivió hasta que fue acusada de mantener una relación adúltera con su hijo, el príncipe de Gales y futuro rey Eduardo VII. Así, para evitar el escándalo en la Inglaterra victoriana y puritana y a instancias de la propia Reina, se vio obligada a abandonar Inglaterra de forma rápida y definitiva.

Se instaló entonces en Taormina, donde llegó en 1884, y vivió en el exilio con una importante renta real durante el resto de su vida sin volver nunca a Inglaterra.

En 1890 se casó con el médico de la ciudad, el doctor Salvatore Cacciola, que fue alcalde de Taormina durante muchos años. Con el tiempo, compró unos terrenos en las laderas de Taormina y emprendió la creación de un jardín de estilo inglés, que llamó «Hallington Siculo». Desde este jardín, hoy en día Villa Comunale di Taormina o Parco Duca di Cesarò, se puede disfrutar de la impresionante vista que ha hecho famosa a Taormina en todo el mundo, una vista que va desde la costa hasta el Monte Etna, abarcando toda la bahía de Naxos. En su jardín se colocaban varias especies de plantas raras y el propio jardín estaba adornado por pequeños edificios de fantasía, los llamados Victorian Follies, construidos con ladrillos y diferentes tipos de piedras, un tema arquitectónico que también se encuentra hoy en la «Casa Silva», sede de nuestra escuela.

En 1890, Lady Florence Trevelyan compró Isola Bella, la pequeña isla que domina la playa de Taormina, unida a la costa por un estrecho istmo de arena. Aquí construyó una casa y un jardín. Además de las variedades típicas del clima mediterráneo, plantó especies no autóctonas y arbustos raros para que la isla se convirtiera pronto en el hogar de diversas aves marinas e interesantes lagartos.

Durante su vida en Taormina, Lady Florence Trevelyan importó muchas plantas exóticas, aún no conocidas en Taormina, del hemisferio sur, como la Araucaria, la Calliandra y la Bahuinia. La Villa Comunale y el jardín de la «Casa Silva», el jardín de nuestra escuela, siguen contando con un exuberante jardín, embellecido por la presencia de cítricos y esencias mediterráneas, así como de palmeras centenarias, araucarias, magnolias y otros árboles altísimos.

Una gigantesca araucaria y un centenario ficus benjamina se asoman al jardín de nuestra escuela, ¡una presencia que nos une indisolublemente a la historia de esta ciudad!

Impresionante y elegante al mismo tiempo, la Casa Silva refleja el gusto personal y ecléctico de Lady Florence Trevelyan. El mismo estilo utilizado posteriormente en las «folies» arquitectónicas del Jardín Público (las torres de lava de ladrillo y piedra pómez) y con la misma combinación de los materiales.

Así era la Casa Silva en los años 50

«Casa Silva» es también el nombre que Kurt Pinkl y Wilhelm Goetz -dos jóvenes y creativos austriacos- utilizaron para su casa de moda de renombre mundial, haciendo que el nombre de la antigua villa de Taormina, durante mucho tiempo su hogar y estudio de arte, fuera famoso en el entorno internacional de la alta costura.

Esta es la historia de los dos jóvenes creativos austriacos que vivieron en «Casa Silva»: varios años antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Por aquel entonces, Kurt Pinkl y Wilhelm Goetz abrieron uno de los estudios de moda más elegantes y modernos de Taormina, frecuentado por los miembros de ese «bello mundo» que tenía su buen retiro en la pequeña ciudad encaramada en las laderas del Monte Tauro. Sedas, gasas, brocados, terciopelos y tafetanes, adornados con piedras preciosas, bordados en oro y plata, lentejuelas y perlas, fueron transformados por los hábiles trabajadores locales empleados por la talentosa pareja de estilistas en lujosas estolas y refinadas chaquetas, suntuosos vestidos de noche y preciosos bolsos de mano, junto con guantes y foulards, accesorios esenciales para las elegantes damas de la época».

Ahora, la responsabilidad es de nuestra escuela de italiano para revivir el honor de este palacio que es un oasis de paz, cultura y creatividad de años atrás.

Además de ofrecer cursos de italiano para extranjeros, en Casa Silva, BABILONIA funciona como un Centro Cultural que acoge presentaciones de libros con autores, encuentros y debates culturales, conciertos de jazz y de música clásica, exposiciones de arte: un Centro Cultural donde nuestros estudiantes – italófilos extranjeros – pueden conocer a la gente local de Taormina que participa en estos eventos, con la posibilidad de tener una experiencia social y cultural más amplia y mejores posibilidades de integrarse con la comunidad local.

Impresionante y elegante al mismo tiempo, la Casa Silva refleja el gusto personal y ecléctico de Lady Florence Trevelyan. El mismo estilo utilizado posteriormente en las «folies» arquitectónicas del Jardín Público (las torres de lava de ladrillo y piedra pómez) y con la misma combinación de los materiales.

Algunos vídeos de actividades culturales
Y si tienes hambre...

… no olvides el Ristrot «I Giardini di Babilonia» que funciona dentro de la «Casa Silva» y que ofrece a nuestros estudiantes, no sólo desayunos y almuerzos a precios especiales para estudiantes, sino también hermosos eventos iluminados por la luna y las estrellas.

Los mismos chefs de «I Giardini di Babilonia» ofrecen nuestro cursos de cocina y programas de degustación en alimentos y vinos de Sicilia para una experiencia enogastronómica de Sicilia que complete los programas de lengua y cultura, ya que es cierto que no sólo se viaja con los ojos y la mente, sino también con la barriga.

We are delighted to welcome you to our historic school and our beautiful garden for an Italian language and culture course, we look forward to seeing you soon here in Taormina!